La constancia, clave esencial a la hora de emprender

La constancia, clave esencial a la hora de emprender

¿Cuántos de vosotros estáis o ha estado interesado en emprender y no da el paso por el gran miedo a perder? Si hay algo que debes grabar en tu mente desde el principio es que para triunfar hay que caer, y varias veces, pero será la constancia y el esfuerzo quien te puede hacer llegar realmente lejos.

A veces, es fundamental apoyarse en estrategias de marketing y comunicación eficaces para conseguir aumentar tu volumen de leads o suscriptores, pero la clave está en generar un buen contenido para ganarte la confianza de cada uno de ellos, pero, esto requiere de paciencia, esfuerzo y trabajo.

En este artículo daremos las claves para emprender un negocio online, siendo la constancia el factor fundamental a la hora de aumentar visitas en la web, aumentar leads, suscriptores o clientes.

La constancia, una virtud para el éxito empresarial

Cuando buscamos los motivos por las que un negocio ha logrado situarse en la cima del éxito, hay muchos factores influyentes, pero en el 99% de los casos lo que ha hecho que lleguen arriba es la constancia. Sí, así lo han conseguido los grandes también.

Tener ilusiones, objetivos y metas es esencial en la vida personal y profesional. Ya desde el primer momento que te planteas iniciar un proyecto de emprendimiento, estás mostrando que eres un profesional de objetivos ambiciosos y que te preocupa la situación del mercado actual.

Por otra parte, debes aprender que el error forma parte del camino (es esencial equivocarte, enfadarte, momentos de venirte abajo) y que la confianza en ti mismo y en tu proyecto será la clave que te abrirá muchas puertas, y quién sabe si las necesitarás para el éxito inminente.

Claves para emprender un negocio online

La actitud, fundamental para lograr tus objetivos

Si ya antes mencionábamos que las ilusiones son el motor de nuestra vida y que establecerse objetivos y metas nos ayudará a cumplir de forma progresiva estos sueños, en un proyecto de emprendimiento pasa exactamente lo mismo.

La constancia y el esfuerzo son dos valores que van de la mano; la constancia es la cualidad que se desarrolla cuando se actúa de manera perseverante y determinada ante un proyecto, y el esfuerzo es el que nos permite resolver cualquier tipo de adversidad que se ponga en el trayecto.

Dicho con otras palabras: no esperes que tu volumen de suscriptores crezca de la noche a la mañana. Conseguir leads o clientes potenciales puede llevarte más tiempo del que crees, pero lo principal dada esta situación es no tirar la toalla, pararte a evaluar la situación y diagnosticar qué puede estar fracasando. Probar y aprender del error es la clave.

Cuidar tu imagen de marca

Uno de los mayores problemas que tienen los emprendedores al iniciar un nuevo proyecto de emprendimiento es cómo enfocar la imagen que quieres dar a tu cliente.

Cuida tu imagen, tu página web, tu logo, los documentos que envías al cliente, ten un color corporativo, no envíes las cosas de cualquier manera, no hagas cualquier diseño o página web.

Una buena estrategia de marca pasa también por entender que cada suscriptor busca satisfacer sus necesidades de la forma más rápida y cómoda posible. La información es poder y conseguir que tu cliente se sienta identificado con los valores de tu marca y se cree un sentimiento de afinidad o compromiso dependerá de lo que, a priori, decidas mostrar de tu marca.

En realidad, es la motivación, el afán de superación, la constancia y el trabajo continuo los que marcarán el rumbo de tu proyecto. La vida es un desafío constante y de ti depende la manera de afrontarlo.

Cuidar a tu cliente, preguntarles, aprender de ellos

Otra de las cosas que te hará enderezar este duro camino es aprender del cliente. No te tomes mal las críticas, aprende de ellas. Si tus 3 primeros clientes han tenido problemas no tires la toalla, aprende, haz cambios. Los primeros leads o clientes son la clave para saber que pasa en tu negocio, donde está el problema y rápido hacer cambios.

No gana el que empieza teniendo 5000 suscriptores en su primer mes, si no el que tiene 3 aprende de ellos, al mes siguiente otros 3 donde vas sacando conclusiones y vas haciendo cambios. Al mes siguiente tendrás 5 y seguro que alguno de ellos ya es un cliente fiel y contento.

No tires la toalla al menor «fracaso»

Ser emprendedor es una montaña rusa, y la montaña rusa empiezan desde abajo, desde el suelo. Cuando crees que estás haciendo algo bien y empieza el subidón de tener tu primer cliente, de repente te das cuenta que no era lo que esperabas que el segundo cliente no llega nunca y crees que está todo perdido, pero no lo está, solo es probar otro camino, girar esa curva y aprender. Volver a probar o seguir como hasta ahora pero entender que es tiempo. Solo eso. Tiempo y Trabajo constante.